El perro viejo – Fábula de Esopo

Un famoso cazador tenía a su servicio un hermoso perro, terror de las liebres.

Cierto día observó que su perro se volvía flojo y desganado.

—Será por el engreimiento que le doy —pensó el exigente amo.

Una mañana de espléndido sol, el perro encontró una presa grande y gorda, pero tuvo que dejarla en el sendero, por lo mucho que pesaba.

Enterado el cazador, propinó soberana paliza al animal.

—¿Por qué me castigas, amo mío? Bien sabes que ni valor ni voluntad me faltan. Fuerzas y dientes, en la vejez, los perdí para siempre estando a tu servicio.

You may also like...

Leave a Reply