El cuento de la lechera

Fábula de Esopo: El cuento de la lechera

Moraleja:

No seas ambiciosa de mejor y más próspera fortuna,

que vivirás ansiosa sin que pueda saciarte cosa alguna.

No anheles impaciente el bien futuro,

mira que ni el presente está seguro.

Refrán: “No anhelar impaciente el buen futuro y mira si el presente está seguro”

Expresión popular asociada: “Hacer castillos en el aire”

La hija de un granjero acababa de ordeñar las vacas y volvía a casa con la cántara de la leche a la cabeza.

Mientras caminaba, iba pensando: La leche de esta cántara me proporcionará nata; yo la convertiré en mantequilla e iré a venderla al mercado; con el dinero que me den, compraré huevos, de los que saldrán pollitos que llenaran todo el corral; cuando sean mayores, venderé algunos y con el dinero me compraré un vestido nuevo con el que iré al mercado y todos los hombres me admirarán y se enamorarán de mí, pero yo les diré que no con la cabeza, sin comprometerme con ninguno.

Olvidando la cántara que llevaba en la cabeza, unió la idea al pensamiento y movió la cabeza. Cayó la cántara, se rompió, la leche se derramó por el suelo y los sueños se desvanecieron.

You may also like...