La salchicha que no quería ser asada

Valores de este cuento

Mentir, robar.

Moraleja de este cuento

La mentira tiene patas muy cortas

Cuento suizo La salchicha que no quería ser asada.

La salchicha de este cuento era una salchicha robada. El ladrón, que contaba
tan sólo siete años de edad, era un pillete a carta cabal. Pero esta salchicha le
enseñó quién era más listo de los dos.
El muchacho la había dejado caer suavemente en el bolsillo de sus pantalones,
en casa del carnicero, mientras éste ponía media libra de carne en el cesto de
una vieja y le decía a la vez una broma.
Ahora el propósito del pequeño bribón era asar la salchicha, pues se trataba de
una verdadera salchicha para asar.
El muchacho se encontraba completamente solo en la casa. Con las prisas, sus
familiares se habían olvidado de él. Todos estaban en el campo, porque
amenazaba una tormenta, y el heno estaba todavía por recoger.
Este era, pues, el momento oportuno. ¡Encender deprisa el fuego y echar
manteca en la sartén! Ya chisporroteaba la lumbre. Pero la salchicha decidió
no dejarse asar por un vulgar picaruelo. Así, mientras el muchacho se
inclinaba para echar leña en el fuego, ella se deslizó, con la misma suavidad,
del bolsillo, y fue rodando hasta debajo del hogar. Ahora yacía junto a la pared,
en el último rincón, donde reinaba una completa oscuridad.
Pero, como decimos, la manteca chisporroteaba ya, y el pequeño se metió
rápido la mano en el bolsillo para sacar la salchicha. ¡Qué espanto! Se agachó y
miró a derecha e izquierda, hacia detrás y hacia delante, y se volvió a uno y
otro lado. ¡No estaba! la salchicha permanecía quietecita en su rincón, como un
ratoncito asustado.
En este momento brilló un relámpago, y el trueno traqueteo por encima de la
casa, haciendo temblar de arriba abajo las paredes. El chiquillo, sumamente
asustado, se tapó los ojos con ambas manos. Entonces se oyó un silbido en el
hogar.
– ¡Jesús! – gritó el muchacho.
La manteca caliente ardía con rojas llamaradas sobre la sartén.
– ¡Fuego! ¡Fuego! – gritó por la ventana de la cocina.
Una vecina, al oír los gritos, dejó caer lo que tenía en las manos. Acudió
corriendo en su ayuda, y pudo, por fortuna, apagar todavía el fuego.
– Y ahora, vamos a ver, muchacho, ¿qué es lo que querías hacer? – preguntó.
El pequeño picaruelo negó lo azul del cielo, dando todo género de explicaciones
y excusas, y la vecina le hubiera creído seguramente todo lo que decía, si no se
hubiese presentado de pronto la madre. Ahora no era ya posible seguir
disimulando. la sartén quemada hablaba demasiado claramente, a la madre, y
la merma en la manteca tenía también lo suyo que decir.
Pero la verdad de lo ocurrido la sabía única y exclusivamente la salchicha, que
no podía hablar, porque no disponía de lengua; de modo que yacía en la
oscuridad sin poderse mover. Pero, a pesar de ello, supo cómo salir del apuro.
Comenzó a despedir sus apetitosos aromas, hasta que el perrito se dio cuenta
de ella. El perrito olisqueó, inquieto en torno al hogar. Al fin, se deslizó debajo
de él y salió con la salchicha en la boca.
– ¡Ah, bribón! – exclamó la madre, dando un palmetazo a su hijo.
El pequeño bribonzuelo se volvió colorado hasta las orejas viéndose
descubierto, y, mientras el perrito se comía tranquilamente la salchicha cruda,
tuvo él que correr a casa del carnicero y pagarle de sus ahorros, pues en estas
cosas no admitía bromas la madre.

You may also like...

Leave a Reply