El zorro y la ardilla

Valores de El zorro y la ardilla

Amistad, generosidad y bondad

Cuento: El zorro y la ardilla

Había una vez una ardilla y un zorro que estaban en el bosque. La ardilla tenía un problema: se le había olvidado una sabrosa piña en la gran carrasca de aquel bosque y si no se daba prisa algún otro animal se la podía comer. Su amigo el zorro en ese momento pasaba por allí y ella decidió pedirle ayuda. La ardilla le dijo:
-¡Hola zorro! Tengo un problema, necesito que vayas a la gran carrasca de este bosque y me traigas una sabrosa piña que se me ha olvidado. ¿Harías eso por mí, por favor? Si no me doy prisa, irá otro animal y se la comerá.
Y el zorro le contestó:
-¡Hola! Mira ardilla, a mí no me gustan las piñas, entonces, no voy a hacerte el favor.
La ardilla, al escuchar la respuesta del zorro, decidió ir ella a por la piña y, por suerte, cuando llegó aún estaba.
Al día siguiente, el zorro estaba jugando con su pelota de goma. De repente, la tiró hacia arriba y la pelota se quedó enganchada en un árbol. En ese momento, pasaba la ardilla por allí, y el zorro decidió pedirle ayuda. La ardilla contestó:
-Zorro, yo ayer te pedí ayuda y tú no me la concediste, pero yo no soy rencorosa y te voy a ayudar. ¿En qué te puedo ayudar?
El zorro le contó a la ardilla su problema. La ardilla subió al árbol y desenganchó la pelota. Se la devolvió y le dijo:
-Como ves, yo te he ayudado, y ahora te voy a pedir otro favor, espero que esta vez sí que me ayudes. El favor es el siguiente: ¿me podrías ayudar a recoger alimentos para cuidar de mis hijos?
Y el lobo respondió:
-Lo haré encantado, ya podemos empezar.
El lobo guardó la pelota y los dos juntos se pusieron a buscar alimentos. Al cabo de media hora, ya tenían muchos alimentos y fueron a guardarlos a casa de la ardilla. El zorro le dijo a la ardilla:
-¿Sabes qué, ardilla? Cuando te estaba ayudando a recoger alimentos me he dado cuenta de que ayudar a los demás es bonito y cuando lo haces te sientes útil. Creo que de mayor me voy a dedicar a ayudar a los demás.
Y la ardilla contestó:
-Ves zorro, ayer no te gustaba ayudar a los demás, hoy lo has hecho y te ha gustado. Creo que eres generoso, lo que pasa es que a veces tienes miedo por si lo haces mal.
El zorro respondió:
-Ardilla creo que tienes razón, desde ahora siempre ayudaré a los demás.
Y la ardilla dijo:
-Bueno, eso espero. Conmigo ya has cumplido, ahora ya te puedes ir a ayudar a otros animales que te necesiten. Y recuerda, cuando eres generoso y amable te sientes útil y feliz.
El zorro le dio las gracias a la ardilla y se fue a ayudar a otros animales.

You may also like...

Leave a Reply